“El fascismo se cura leyendo y el racismo se cura viajando”

  Decía Unamuno: “El fascismo se cura leyendo y el racismo se cura viajando” ¡Qué gran verdad! Aunque los hay recalcitrantes, muy recalcitrantes.

  Por cierto: ¿Cuántos followers hubiese tenido Unamuno y tantos de la Generación del 98? Los hermanos Pío y Ricardo Baroja, y ¿qué decir de Ramón de Valle Inclán? tiene su aquél estrambótico y bohemio y no podía nacer en otro sitio que no fuese Vilanova de Arousa ni comenzar otra carrera que no fuese Derecho y en Santiago de Compostela.

loteria

   En fin…Hoy día del sorteo de lotería de navidad, en el que quienes disfrutamos de un mini periodo de descanso y muchos otros, estamos desde primera hora escuchando el soniquete tan clásico de los niños de San Ildefonso, con una especie de amalgama de sentimientos y emociones, entre alegría, nerviosismo, y también un puntito de nostalgia y melancolía, me viene a la mente aquélla famosa frase que titula el post, cuando escucho que el premio gordo ha caído íntegramente en el barrio de “Las Acacias” de Madrid. Sí, sé lo que digo y todo guarda relación. Verán, cuando llevas a tus espaldas muuuuchas mudanzas por también los muchos destinos, la verdad es que obtienes aquélla conclusión y es que aunque nuestro corazón siempre esté vinculado a nuestra raíces, cada cual las suyas: corazón fallero, castizo, o las que fueren, lo cierto es que se abre la mente al descubrir la inmensidad de todo pero es que a su vez esa inmensidad termina reduciéndose hasta crear tu nido allá donde montes tu campamento, solo o en compañía de otros, como reza la narración histórica de una famosa sentencia, (y también triste), porque en las grandes capitales, que a priori pueden asustar, al final descubres que todo es igual.

   Madrid tiene veintiún distritos. El barrio de las Acacias que hoy será puro jolgorio, pertenece al distrito de Arganzuela (con casi cuarenta mil habitantes). Es decir, al final cada distrito es como un pueblo con sus barrios y en cada barrio, se acaba conociendo la gente. Por tanto, ya casi nada asusta, todo acaba siendo parecido, todo está inventado.

Así que mientras la vida gira y gira donde nos encontremos, quiero felicitar a los agraciados. Los demás nos consolaremos con tópicos, sin olvidar nunca, nunca a quienes lo están pasando mal, ni a esa gran parte de la población de este nuestro planeta repleto de desigualdades.

¡Hala, para que sigan intentando desacreditar al número 13! Felicidades a quienes hoy tengan en sus manos el 66513feliz-2017.

Feliz Navidad, feliz año  y a por el sorteo del niño.

@angels_blaus

Publicado por

Àngels Blaus

Cada aprendizaje es un regalo, incluso cuando el dolor es tu maestro. Lucho a diario por mantener viva mi ilusión.

One thought on ““El fascismo se cura leyendo y el racismo se cura viajando””

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s