Very good. La intensa experiencia de mi madre con el inglés.

    Hasta hace dos o tres años se apuntaba periódicamente a cursos. Ha hecho de todo o casi, hoy ya con ochenta y cuatro se va relajando, por no decir retirando.

 Y con ochenta cumplidos decidió matricularse en un curso de inglés para mayores, pero claro no tan mayores, vamos que la más mayor era ella. Tendría una clase a la semana.

 Se compró su libretita y se llevó su estuche con bolígrafos, lápices y sacapuntas, todo nuevo, “a estrenar”. Sentía hasta nervios, fue algo que le recordó a las mariposillas en su estómago el primer día de curso en las escolapias. Se diría que volvió a su tierna infancia (aunque realmente los mayores se convierten en niños).

color_pencils

 Entró en el aula y vio a su sobrino “Manolín”:

¡Qué alegría Manolín!  (Manolín ya no cumple los sesenta).

Tía, ¿qué haces aquí?

¡Pues lo mismo que tú! ¿Qué voy a hacer?

El comienzo fue glorioso. La profesora escribió una frase y se la hizo leer:

“The food is very good”.

Y ella la leyó tal cual: “te food is very good”.

A ver, es que la doble “o” se lee como “u”, espetó la profesora.

 Manolín se desternillaba por atrás, además le importaba poco la doble “o” porque ya le había insinuado a my mother que lo que realmente le gustaba era Lady Teacher.

 El segundo día ya fue con menos entusiasmo, pero pensó que el método sería distinto, que la primera clase habría quedado en mera anécdota. Ella estaba convencida que lo lógico era empezar por los días de la semana y los números del uno al diez, después, ya si eso, los meses del año, y del once al veinte.

  Y de nuevo Lady Teacher escribe:

“Hello my name is…”

E igualmente, otra vez  le hace leer, respondiendo:

“Hello “mi” name is…”

Mrs. Teacher incidió en que la “h” cuando no es muda, es como aspirada.

Y finalizó la clase y mi madre se despidió para siempre jamás.

¿No creen que a una alumna con ese coraje y motivación la tendrían que haber mimado y conservado como una reliquia?

Tiene razón. Debieran haber comenzado por los días de la semana y los números del uno al diez, hoy ya sabría los meses del año y del once al veinte o tal vez algo más.

La fuerza de la ilusión. A veces es complicado sentirla, pero lo cierto es que quien tiene y mantiene ilusiones sigue vivo.

@angels_blaus

 

 

Publicado por

Àngels Blaus

Cada aprendizaje es un regalo, incluso cuando el dolor es tu maestro. Lucho a diario por mantener viva mi ilusión.

4 comentarios en “Very good. La intensa experiencia de mi madre con el inglés.”

  1. Angels:
    Vaya desde aquí mi admiración por esa fuerza de voluntad,ese ánimo e ilusión hacia tu MADRE con 80 años.
    Si yo hubiese sido su profesora ,tremenda alumna ,no la habría dejado marcharse.
    Qué orgullo tener una madre así.
    Desde aquí le mando mi “MATRICULA DE HONOR”.
    Si alguien se la merecía, sin duda,ELLA.

    Le gusta a 1 persona

  2. Querida Angels: no sé si tu historia es verídica o inventada pero en ambos casos me encanta lo graciosamente que la narras, y cuánta razón tienes en tu reflexión final.A cada edad y a cada circunstancia son precisas una pedagogía diferente. A mi padre, muy animosos, también me lo espantó un profesor poco sensible. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s